Entrenamiento oclusivo en el paciente con osteoartritis.

Hoy en día, las personas viven más y se vuelven obesas a un ritmo más alto que nunca.

Estos 2 factores han llevado a un aumento en la prevalencia de la osteoartritis (OA).

La OA se considera el trastorno articular más común en los Estados Unidos y se estima que aumentará en un 26 % para 2040.

Aunque la OA generalmente se diagnostica siguiendo el esquema de clasificación radiográfica de Kellgren-Lawrence (K/L), las cifras de prevalencia dependen del articulación(es) y la población que se está examinando.

En un estudio, el 19,2 % de los participantes de 45 años o más tenían OA de rodilla radiográfica, mientras que el 27,2 % de los mismos participantes tenían osteoartritis de mano radiográfica.

Además, vale la pena señalar que algunas personas con OA documentada no experimentan ningún síntoma, mientras que otras experimentan dolor y rigidez en las articulaciones.

Como resultado de esta discrepancia en los síntomas, los investigadores han sugerido que aquellos con síntomas, en lugar de aquellos con OA clínicamente definida, deberían ser la población más estudiada.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO.

Aunque es parcialmente genético, se cree que la aparición de la osteoartritis se puede retrasar y prevenir mediante el uso de ejercicio y el control del peso.

El ensayo de promoción de la artritis, la dieta y la actividad (ADAPT) mostró que una intervención de ejercicio o una restricción calórica no necesitan ser extremas para mostrar mejoras en la función física y el dolor percibido.

Entrenamiento en el paciente con osteoartritis.

el ejercicio puede ser una intervención eficaz que produzca beneficios significativos para las personas diagnosticadas con OA; sin embargo, no hay consenso sobre cuál es el mejor tipo de programa de entrenamiento para esta población.

Aunque el ensayo ADAPT demostró mejoras funcionales después del entrenamiento de fuerza de muy baja intensidad sin ninguna restricción calórica, las pautas actuales recomiendan 3 a 5 días de ejercicios aeróbicos moderados (40 a 59 % VO2R o HRR) a vigorosos (60 % VO2R o HRR). haga ejercicio con 2 o 3 días de entrenamiento de resistencia, incluidos todos los grupos musculares principales.

Otros estudios han examinado los efectos del entrenamiento de mayor intensidad en personas con OA y han encontrado resultados prometedores.
Sin embargo, una revisión Cochrane reciente no sugirió beneficios clínicos en el uso de entrenamiento de alta intensidad para mejorar la función entre individuos con osteoartritis, aunque estos datos se consideraron de baja calidad.

Como tal, la restricción del flujo sanguíneo (BFR) es una técnica relativamente nueva, que ha ganado popularidad en el tratamiento de la OA y puede promover un crecimiento muscular y ganancias de fuerza similares a los del entrenamiento de mayor intensidad, sin la necesidad de una gran resistencia. .

ENTRENAMIENTO OCLUSIVO Y OA

ENTRENAMIENTO OCLUSIVO, FUERZA, MASA MUSCULAR Y OSTEOARTRITIS.

Aunque se ha demostrado que el entrenamiento con BFR mejora la fuerza y ​​el tamaño muscular en poblaciones sanas, los estudios que investigan la eficacia del entrenamiento con BFR en personas con OA son limitados.

No obstante, los estudios han sugerido que BFR podría ser beneficioso para las personas con OA como una alternativa a los programas de entrenamiento de resistencia tradicionales.

Por ejemplo, Segal et al. compararon la eficacia del entrenamiento BFR versus el entrenamiento de fuerza tradicional en mujeres mayores de 45 años con factores de riesgo para osteoartritis de rodilla sintomática. Ambos grupos realizaron 4 series totales de press de piernas bilateral (1 serie de 30 repeticiones seguida de 3 series de 15 repeticiones) al 30% de su 1RM.

Aunque ninguno de los grupos informó aumentos en el dolor de su intervención, el grupo de entrenamiento BFR mostró aumentos estadísticamente significativos en la fuerza isocinética cuando se normalizó a la masa corporal en comparación con el grupo de entrenamiento de resistencia tradicional (0,07 versus 0,05 nm/kg). , respectivamente) y fuerza isotónica en prensa de piernas (28,3 versus 15,6 kg, respectivamente).

En otro estudio de Ferraz et al., las personas con artrosis de rodilla se dividieron en 3 grupos: entrenamiento de fuerza de alta intensidad (HI-RT), entrenamiento de fuerza de baja intensidad (LI-RT) y entrenamiento de fuerza de baja intensidad con restricción del flujo sanguíneo (BFR). capacitación). Tanto el grupo de entrenamiento LI-RT como el BFR realizaron 4 series de 15 repeticiones al 30 % de 1RM de prensa de piernas bilateral y extensión de rodilla, mientras que el grupo HI-RT realizó 4 series de 10 repeticiones al 50 % de 1RM de los mismos ejercicios durante La primera semana.

Durante la segunda semana, la intensidad del entrenamiento se incrementó en un 10% para cada grupo, y durante la quinta semana, se agregó una quinta serie a todos los protocolos. Los grupos de entrenamiento BFR y HI-RT vieron aumentos similares en 1RM de prensa de piernas bilateral (26 y 33 %, respectivamente), 1RM de extensión de rodilla (23 y 22 %, respectivamente) y CSA de los extensores de rodilla (7 y 33 %, respectivamente). 8%, respectivamente), que resultaron significativamente mayores que las del grupo LI-RT. Además, la función física mejoró en el entrenamiento BFR y HI-RT, aunque las medidas de dolor mejoraron en los grupos BFR y LI-RT.

LIMITACIONES.

Aunque el entrenamiento BFR es una alternativa prometedora para los pacientes con OA, se deben considerar varias limitaciones.

Primero, un aspecto clave para una aplicación segura y eficiente es la individualización de la presión arterial oclusiva (LOP) del miembro. Para promover la seguridad, la presión arterial debe medirse mediante ultrasonido Doppler, que puede evaluarse mediante un Doppler portátil.

Esto permitiría medir la LOP como un valor relativo en relación con la presión arterial individual y el uso de un determinado porcentaje de la presión de oclusión arterial (POA) para garantizar la seguridad individual.

Establecer este POA demasiado alto (0,80 % de oclusión) puede aumentar el riesgo de sufrir un evento adverso (p. ej., hemorragia subcutánea o entumecimiento), mientras que las presiones demasiado bajas (0,40 % de oclusión) pueden no garantizar un estímulo adecuado para generar el deseado. adaptaciones

Esta medición de LOP debe hacerse individualmente y utilizando herramientas de medición apropiadas; sin embargo, la mayoría de las investigaciones publicadas han informado presiones arbitrarias.

Aunque la tendencia en las publicaciones hacia la aplicación individualizada del BFR ha mejorado en los últimos años, queda mucha investigación por hacer. La Tabla muestra las principales variables de entrenamiento y oclusión que deben ser consideradas para la práctica segura y eficiente de BFR en personas con OA.

Variables a considerar en la aplicación del BFR

CONCLUSIÓN.

Dada la tendencia actual de aumento de la prevalencia de OA, será de vital importancia que se descubra e implemente una forma más efectiva de capacitación para personas con OA que TRT.

El entrenamiento BFR puede permitir una forma de ejercicio más tolerable debido a la reducción del dolor en las articulaciones de las personas con OA, al mismo tiempo que produce mejoras similares en la fuerza y la función como TRT.

Esto es importante porque el objetivo de cualquier programa de entrenamiento diseñado para personas con OA debe tratar de limitar el dolor y la incomodidad tanto como sea posible para desalentar el sedentarismo y el aumento de peso que puede resultar de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba